© OTI-Mende
La "Sin igual"

¿Porqué tal campana en Mende?

A principios del siglo XVI, Francisco de la Rovère, de origen italiano, obispo de Mende y sobrino del papa Julio II (el patrocinador del fresco de la bóveda de la capilla Sixtina), desea dotar a la catedral de un gran campanario,
El 22 de mayo de 1508, convoca a los canónigos en asamblea capitular.
Los cleros del capítulo le sugiere más bien hacer dos idénticos con un bello muro de enlace para presentar un aspecto monumental y elegante al edificio.

El obispo acepta finalmente esta idea pero rapidamente las relaciones se complican con el capítulo para llegar a ser conflictivas y de hecho los planes son modificados :
El campanario norte, pegado al palacio episcopal, se eleva a 84 metros y es mucho más adornado que el campanario súr, al lado del claustro de los canónigos que culmina a sólo 65 metros de altura.

Las obras terminan a finales de la década de 1520, especialmente para la ornamentación del campanario norte.

La "Sin igual"

"Non Pareille"

En octubre de 1516, 180 mulas trasportan, desde Lyon, 600 quintales de metal para realizar tres campanas de las cuales, la famosa «sin igual». (el peso de metal diferaba según las regiones lo cual complicó las investigaciones).

Fundida en la catedrale, la campana fue subida en 1517 a medi altura del gran campanario.
La forma particular de la bóveda, interrumpida por un círculo de unos 4 metros, indica su paso.

La campan bautizada Francisco en honor del obispo. El nombre de María Teresa que se encuentra hoy es mucho más tardío.
En la lectura de las cifras se entiende mejor el apodo de «Sin igual»: ¡3,25 m de diámetro, 2,75 m de altura y 33 cm de espesor!
Durante mucho tiempo se creyó que esta campana pesaba 25 toneladas.
Las investigaciones recientes indican que pesaba entre 12,3 y 12,5 toneladas.

En aquel entonces, la «Sin Igual» es : ¡la campana más grande de toda la cristiandad!

La tradición dice que se escuchaba a unos 15 kilómetros de distancia y que las personas frágiles del corazón, así como las madres que tenían niños pequeños, se refugiaban en los sótanos cuando sonaba.

Desafortunadamente, esta campana fue destruida por el capitán protestante Mathieu Merle.
Había aprovechado el ruido ensordecedor de la campana al final de la celebración de la Navidad de 1579 para cubrir su ataque a la ciudad.
La campana fue fundida para hacer cañones. Sólo nos queda la batiente cuyo hierro es impropio a la realización de cañones.

Así desapareció, la campana Maria Teresa, la sin igual,
Pero sigue sonando en la memoria de la gente del lugar…

La catedral se quedó sin voz hasta después de las guerras de religión, con el emprendimiento de las obras de reconstrucción.
Símbolo de reconciliación, en 1598, año del edicto de Nantes, el rey Enrique IV ofrece a la catedral de Mende la campana del reloj cuyas dimensiones son más modestas.
Situado en lo alto del gran campanario, sonaba las horas y media horas hasta 2017.

Hoy en día, las campanas récords

La campana más pesada del mundo es la apodada «Tsar Kokol III», fundida en 1735, que pesa cerca de 202 toneladas, mide 6m10 de altura, tanto de diámetro y 60 cm de espesor. Campana ortodoxa diseñada para ser fija, está expuesta al Kremlin en Moscú. Su grieta la hace inutilizable.

La campana de vuelo más grande del mundo fue creada para el paso al tercer milenio y enviada de Francia a los Estados Unidos, pesa 33 toneladas.

En Francia, la campana más grande en servicio es la «Savoyarde» (18.8 toneladas, 3.06 m de diámetro), ofrecida por 4 diócesis de Saboya a finales del siglo XIX, que reina en el campanario del Sagrado Corazón de Montmartre en París.

Si no hubiera sido destruida, la «sin igual» hubiera conservado su rango entre las campanas de excepción.